Nuestro sitio utiliza cookies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.


+català   +galego   +euskara   +english  
El arte y la búsqueda de la identidad
Berlín Vintage novela una extensa peregrinación geográfica y vital tras la obra de Caravaggio

Me invitan amablemente a contar de qué trata Berlín Vintage. Yo puedo dar algunas pistas, pero al igual que el paisaje lo construye el ojo de quien mira, considero más interesante reunir las palabras de quienes la han leído desde su mirada particular y única: el escritor, el filósofo, el historiador del Arte, el crítico literario, el periodista, la bloguera, la lectora de manuscritos, el científico, el novelista, la pintora de acuarelas, el editor, la poeta, la lectora. Creo que así el mosaico es muchos más completo y se comprende mejor la imagen que revela. Aquí dejo todas esas teselas, sobre el marco de una breve sinopsis para situarlas. Espero que les anime a leerla y disfruten de ella.

Que el Arte conmueve, nadie lo discute. En ‘Berlin Vintage’, sin embargo, pone en movimiento a Aldous, narrador y protagonista. Desde que viera por primera vez “La Vocación de San Mateo” en San Luis de los Franceses, recorre el mundo con el objetivo de contemplar todas las obras de Caravaggio que se conservan. A través de cada una de estas pinturas, va contando al lector su particular composición del destino de este artista, que revolucionó para siempre la Pintura Occidental.

Al interesarse por uno de los lienzos, que la historiografía oficial incluye entre los destruidos en el incendio de Friedrichschain -cuando el Ejército Rojo ya entraba en Berlín-, un desconocido le sugiere que se ponga en contacto con Laly. La investigación sobre el posible paradero de este cuadro sacará a la luz el complejo tapiz de la naturaleza humana, capaz de las barbaries más horrendas y de los actos de valor y de altruismo más admirables.

En su peregrinar por iglesias, museos, ciudades y países, ocurre lo improbable. Aldous se encuentra en algunas de ellas con un mismo personaje, aunque cada vez parece diferente. En uno de esos encuentros alcanza a ver en uno de sus brazos un perturbador tatuaje de Proteo, la divinidad que cambiaba de forma. ¿Quién es este hombre? ¿Le persigue? ¿Puede explicar la pura casualidad que se lo encuentre como acuarelista, maratoniano, jardinero, pescador….? No será hasta Berlín que pueda descubrir quién es en realidad.

Roma, Londres, Madrid, Malta, Sicilia, San Petersburgo, Milán, Berlín y Ginebra, son los escenarios en los que transcurre esta peripecia vital en la que hay lugar también para el amor. Aldous siempre ha tenido la secreta corazonada de que en uno de estos viajes encontrará a la mujer de su vida. Reinterpretando el cuento de Cenicienta, sabrá reconocerla por ser aquella que, sin mediar amenaza ni dinero, le recite un verso de Celan: “Puedes sin temor alimentarme de nieve” ¿La encontrará?

El trasfondo que subyace a estas cuatro tramas –que confluyen de modo sorprendente y eficaz en el final- no es otro que el de la identidad. En un extremo, Caravaggio con una consciencia de sí mismo que nunca admitió concesiones. En el otro polo, ese personaje que parece que es tantos y ninguno a la vez. En mitad de ambos, Aldous, cuyos padres murieron siendo él un niño, de quienes heredó una fortuna que le ha permitido no tener que trabajar y sin ningún lugar al que sentirse vinculado. Es decir, Aldous, libre de estos tres condicionantes que marcan quiénes somos, se busca, como todos los héroes, a través de su viaje, su odisea.

 

 

De Berlín Vintage han dicho:

El escritor:

La maravilla de esta novela está en su engañosa sustancia, en el humor que destila y en su profundidad real, en su apariencia de ligereza y en las continuas minas de pensamiento, algo así como filosóficas trampas lingüísticas que explotan al paso de nuestros ojos por las palabras y que iluminan el escenario de la novela a la vez que producen en nuestro ánimo continuas conmociones y sorpresas. Estamos ante un narrador formidable, un cazador furtivo en los bosques de la filosofía como todos los grandes narradores y poetas de la historia.

(Julio Llamazares)

 

El filósofo:

Este seguramente es  el ideal de toda obra de arte: alcanzar la conformación de un paradigma, de un modelo, de una nueva realidad ontológica. En este sentido, decimos que la novela de Óscar Prieto alcanza la construcción de un paradigma o modelo, de una figura, y esta es, creo, la razón por la que la obra adquiere un valor gnoseológico preciso. La novela ofrece la construcción minuciosa, de un personaje, Aldous, recreación de la figura del individuo flotante. El autor ha construido con gran acierto muchos de los elementos que prefiguran ese fracaso de la idea de persona que trata inútilmente de construir la Unión Europea, y manifiesta, a nuestro juicio, el propio fracaso de esta Unión.

(Pablo Huerga Melcón)

 

El historiador del Arte:

Berlín Vintage es algo así como una obra total, redonda en sus contenidos, en sus matices y también en la sugerencia de sus recorridos. Es una obra en movimiento, en armónico movimiento diría yo, ágil pero profunda, cargada de referencias que es necesario degustar y que no buscan un consumo rápido, porque encierran mucho más que una mera secuencia de acontecimientos con su correspondiente dosis de curiosidad y de intriga, sin perder de vista la poesía.

Además las descripciones –de las pinturas de Caravaggio- son perfectamente visuales, delicadas y pictóricas, pero tangibles y corpóreas al mismo tiempo, también en el recorrido que se hace a través de las pinturas de Caravaggio. Se perciben en el texto algo más que las pinceladas de una biografía del artista, por otra parte con datos veraces, con fuentes rigurosas que contribuyen a proporcionar todavía más solidez al argumento. Hay una reflexión constante sobre la pintura y sus circunstancias, sobre el autor y su trágica peripecia vital, sobre su contexto de origen y su exhibición actual. Y hay una manera de imbricar creación y sentimiento, de transformar, de pensar al fin y al cabo, que te sumergen en una lectura productiva llena de satisfacciones. Ovillos diferentes, tramas que se abren, profecías y vaticinios bajo el signo benéfico de Proteo el que cambia de forma, el primigenio.

(Manuel Arias, subdirector del Museo Nacional de Escultura)

 

El crítico literario:

El viaje es el conocimiento de uno mismo y por tanto la formación de nuestra mirada sobre el mundo y sobre aquello que perseguimos conocer acerca de nosotros. Sin esperanza y sin miedo. Igual que el lema de la espada de Caravaggio, víctima de un crimen. Lo mismo que ha de ser la mirada del flaneur. Porque este libro es también un manual que educa la mirada anónima del que lee la ciudad y las vidas de los otros, sin prisas, apreciando detalles, vampirizando, escuchando el sonido de una piedra sobre otra, aprehendiendo el olor de la plancha, buscando el rostro de un amor que pueda sin temor alimentar de nieve. La respuesta a esa pregunta que todos llevamos dentro y un día acabamos formulándonos.

Óscar M. Prieto construye con todo esto un edificio literario que se escapa a los géneros, que aunque al final concluya en un desenlace narrativo -que abrocha el secreto de un cuadro custodiado y su búsqueda- lo que realmente pretende es interrogarse sobre la estructura narrativa, acerca de  la identidad que mezcla al narrador con el autor. Esa luz que ilumine los claroscuros de la literatura.

(Guillermo Busutil)

 

El periodista:

Oscar M. Prieto no es cualquier novelista y en Berlín Vintage ha vuelto a demostrarlo. Su manera de mirar es tan panorámica que su trama se trenza en el tiempo y en el espacio y refleja todo el universo. El destino de sus personajes está  escrito en las estrellas; pero no en las de la astrología sino en las del cosmos y sus leyes sinuosas que estudian los astrofísicos. Brillante y sorprendente, Berlín Vintage  se adscribe a todos los géneros para fundar uno nuevo: la novela total.

(Gonzalo Ugidos)

 

 

La bloguera:

"Si tuviese que definir este libro con una palabra, diría “odisea”, porque “Berlín Vintage” es una obra en movimiento que nos placea por las principales ciudades de Europa acompañados de su protagonista, que como todos los amantes de los grandes viajes se va en busca de sí mismo, escenificándolo a través de sus visitas a Roma, Londres, Sicilia, San Petersburgo, Madrid, la isla de Malta…, y cómo no, Berlín…, y Ginebra. Y como siempre, lo importante en una odisea no es la llegada o el destino, sino el propio viaje. Como en la vida misma. Creo que el autor acierta en el experimento, que logra que el lector se involucre en las reflexiones del protagonista, que participe en la experiencia y se sienta partícipe de esta Odisea.

Un libro que habré de releer pero que de momento sentía la necesidad de venir a gritar a los cuatro vientos que aquí hay algo nuevo, algo que a los amantes de la literatura de gurmets les puede servir de plato principal".

(Susana Hernández)

 

La lectora de la editorial:

“Un libro realmente fabuloso. Es interesante, novedoso, está magníficamente escrito y te mantiene en vilo. Os lo recomiendo encarecidamente, es superTropo. Indefinible y genial”.

(Ida Ferrero)

 

El científico:

            “La ciencia no es más (ni menos) que uno de los métodos que ha inventado el ser humano, en su infinita creatividad, para acercarse a la comprensión de sí mismo y del mundo. Existen otros, por supuesto. La poesía, la filosofía, la pintura, viajar…

Todos ellos, en asombrosa harmonía, son herramientas complementarias en las manos de Oscar M. Prieto, quien los utiliza con arte, maestría y precisión en su novela “Berlín Vintage” con un objetivo en mente: indagar de manera sistemática, múltiple y profunda en el problema de la identidad.

Ernesto Sábato dijo que la novela moderna, al haber adquirido dignidad filosófica y cognoscitiva, es el método de indagación más sutil que poseemos. Y entre la novela moderna, “Berlin Vintage” confirma sin duda el paradigma. Y lo que es más importante, su lectura transmite sensaciones y placeres como sólo es posible con las grandes obras”.

Diego Marro

 

El novelista:

            “Hay novelas que son universos inagotables, que se alimentan de referencias vitales, artísticas, filosóficas y etimológicas, siguiendo el más puro estilo del maestro Borges. Los planos de lectura, así como las interpretaciones, son infinitas en este ejercicio de reflexión literaria. Esa es una de las virtudes de Berlín Vintage.

Entre las reflexiones que nos plantea la obra están el papel del arte en la vida, la necesidad del otro, de la alteridad, la búsqueda de la belleza, el papel brutalmente condicionador del lenguaje y la importancia de la amistad. Alternando tales pensamientos viviremos sentidas descripciones de las obras de Caravaggio, donde la pedagogía y el simbolismo se enlazan, creando fuertes sensaciones. Igualmente, viajaremos por la agitada vida del pintor, conociendo sus miedos, sus pasiones y pulsiones, sus obsesiones (asedios) y sus virtudes artísticas. No deja de ser todo ello un aprendizaje en el devenir del individuo, bien sea en el siglo XVI o en el mundo actual”.

(Juan Laborda Barceló)

 

La acuarelista:

“Berlín Vintage es mucho más que una novela. Se puede considerar un estudio, nada sesgado, de la vida y obra de Caravaggio que el autor describe con intensidad y pasión. Demuestra así no sólo un gusto artístico exquisito, sino también una facilidad, nada común, para comprender las virtudes y miserias de un artista al que todos los que pintamos deberíamos volver siempre. Tal como Aldous vuelve, una y otra vez, a contemplar La vocación de San Mateo. Tal como volveréis, una a otra vez, a leer Berlín Vintage”.

(Sonia García)

 

El editor:

"Berlín Vintage es caviar y caricias, lección de vida y labios rojos. Necesitaba que Aldous existiera; en realidad, todos necesitamos a los héroes que caminan y te invitan a viajar".

(Óscar Sipán)

 

La poeta:

            “A través de un encuentro empático con Caravaggio, el orden de las cosas empieza a ser el que debiera, empieza a ser el orden de la existencia con sentido. El cauce de la búsqueda, es la cuenca vital que Aldous va poblando, de sentimientos, significaciones y deseos; salir de uno mismo, hacer esa “división con Caravaggio” sirve la copa de la autenticidad. La novela pone de manifiesto cómo es la vivencia del ensalzamiento y el rechazo, ante una persecución. La persecución del camino adecuado en la vida. ¿Cómo sería acertar sin derribo? Si aceptáramos la vida sin derribo no existirían narraciones como esta, con este ánima; cuyo sentido fundacional es la propia naturaleza del ser humano, enyesada en el error previsible para el acierto templado, paciente. En una conversación con Oscar sobre su relato, le dije que “mi tiempo era mejor leyendo Berlín Vintage”; y es así, porque la rosa de los vientos también estaba en paciente búsqueda”.

(Cleofé Campuzano)

 

La lectora:

            Berlín Vintage parece complicado y es sencillo, y parece sencillo pero es complicado. Te lesiona, pierdes la impermeabilidad y el mundo se convierte en un sitio en el que pasan cosas y tú las ves. Pon atención porque Berlín Vintage puede ser el libro de tu vida.

(Reyes Muñoz)


COMENTARIOS




Si no tienes cuenta de usuario, puedes registrate pulsando aquí
 
El arte y la búsqueda de la identidad
El arte y la búsqueda de la identidad
Firma

Óscar Prieto


LECTURAS QUE VIENEN

sepearador vertical
NOVEDADES

REVISTAS L