Nuestro sitio utiliza cookies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.


+català   +galego   +euskara   +english  
El hombre que hablaba con su gato
Edición de ‘Escucha la canción del viento’ y ‘Pinball 1973’, las dos primeras novelas del autor japonés, en un volumen

Retrocedamos a un despejado día de abril de 1978 en que Murakami experimentó su “epifanía” ante una espectacular jugada de béisbol en el estadio Jingu-kyujo de Tokio. Como cuenta el propio autor en el prólogo al volumen Escucha la canción del viento y Pinball 1973, ese día decidió hacerse novelista, y Escucha la canción… evolucionó y se terminó —al mismo tiempo que la liga de béisbol— cuando, de noche, Murakami dejaba el bar de jazz que regentaba y se iba a casa.

Así fue como, ese año, irrumpió una voz narrativa, insólitamente original, creada en solo dos novelas, breves además. El talento estaba ya ahí desde un buen principio, genuino, límpido y claro, con la frescura de quien se pone a fabular, como afirma el propio autor, «libremente, a mi gusto, lo que siento».

 

 

Madurez narrativa

En el paso de la primera obra a la segunda se revela por añadidura una madurez narrativa conseguida en apenas dos nouvelles, conectadas principalmente a través de los protagonistas y de su atmósfera. No es de extrañar, pues, que el autor recomendara su publicación conjunta, y así se ha hecho en todos los países en que se ha publicado o va a publicarse.

(Debe añadirse que, hasta el momento, sólo existía una traducción al inglés de estas dos obras, de 1987 en el caso de Escucha la canción del viento y de 1985 para Pinball 1973; a petición de los lectores, el autor se decidió a “abrirlas” al resto de idiomas; e incluso se han traducido de nuevo al inglés, en una versión publicada el pasado mes de agosto.) Y juntas son para el autor «como las viejas amistades del pasado», de cuya existencia nunca se olvida.

 

 

Lo que hay y lo que no hay

Quien haya leído obras posteriores de Murakami encontrará con emoción en este debut rasgos y melodías que después serían muy característicos: las tramas paralelas; los gemelos (¡perdón!, las gemelas); la novia desaparecida y eternamente recordada; la cultura pop, en particular la música, y las referencias a la cultura occidental; el estilo elíptico, y un tono melancólico que impregna paisajes, escenas, personajes.

También, la absurdidad que rodea a los personajes y tiñe algunos de sus actos y pensamientos: pero es que «el mundo está lleno de cosas que nuestra filosofía no puede dilucidar», dice en Pinball 1973 un personaje cuando otro pregunta “¿Por qué?”. Por no citar a los gatos, los pozos, o el dedo de más o de menos, recurrentes en su narrativa.

 

 

No obstante, Murakami abre aquí caminos que no retomará con frecuencia, entre otros el contrapunto de la figura del escritor apócrifo, suicida, Derek Heartfield, que inspira al narrador de Escucha la canción del viento. Murakami se alejará por lo general de derroteros una pizca metaliterarios (aunque nunca dejará de escribir sobre libros y literatura) para más adelante lograr esa complejidad añadida con, por ejemplo, historias que transcurran en otro espacio y otro tiempo, o en la mente de un personaje, o incluso en un televisor.

Y sin embargo esa veta fantástica que domina El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas o 1Q84 se esboza hacia el final de Pinball, 1973, como una tentadora puerta entreabierta.

 

 

El barman

Por último, ¿y la nostalgia hacia la juventud por parte del protagonista, a todas luces todavía joven? ¿Esa resignación de los personajes ante su presente, que algunos críticos llaman nihilista? ¿Esa serenidad que ayuda a reconciliarse con la vida y con el mundo que nos ha tocado vivir?

Eso, sí, estaba ya en el primer Murakami, el que escribía después de cerrar el bar. Y en todos sus personajes recién acuñados, pero entrañablemente en Jay, el barman del Jay’s bar, omnipresente en estas dos óperas primas, el hombre que hablaba con su gato.

 

*Ana Estevan es editora en Tusquets Editores

Escucha la canción del viento

y Pinball 1973


Haruki Murakami

Tusquets Editores


288 pág.

19,00 €

COMENTARIOS




Si no tienes cuenta de usuario, puedes registrate pulsando aquí
 
El hombre que hablaba con su gato
El hombre que hablaba con su gato
Ana Estevan


LECTURAS QUE VIENEN

sepearador vertical
NOVEDADES

REVISTAS L