Nuestro sitio utiliza cookies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.


+català   +galego   +euskara   +english  
Dario Fo y el sueño revolucionario
El Premio Nobel y azote del poder, autor de más de cincuenta obras de teatro, regresa a la novela

 


AMOR Y SUEÑOS DE MODERNIDAD EN LA CORTE DANESA

Dario Fo (Lombardía, 1926) es actor, autor y director teatral. Creador de sátiras y obras contra el poder y la injusticia, sus propuestas y su compromiso lo han convertido en un referente más allá de su Italia natal.

Merecedor del Nobel de Literatura por obras como ‘Muerte accidental de un anarquista’, recientemente ha comenzado una producción como novelista. Tras ‘Lucrecia Borgia, la hija del Papa’, Fo vuelve al género con ‘Hay un rey loco en Dinamarca’ (Siruela).

¿Puede un rey loco seducir a alguien? Sin lugar a dudas: en primer lugar, a una princesa (Carolina Matilde de Hannover, hermana del rey de Inglaterra, Jorge III); en segundo lugar, con condiciones, a sus súbditos; y en tercer lugar, a los lectores. Pero esta última capacidad de seducción no se debe tanto a él, el rey Cristián VII de Dinamarca, como a su novelador, Dario Fo.

Narrador y no biógrafo, pues no es biografía este hermoso libro, pese a que el autor cite unos desconocidos y hasta ahora inéditos diarios de los protagonistas. Ni es novela histórica, un género cuyas claves y coordenadas no interesan al autor de ‘Misterio bufo y otras comedias’, como ya nos mostró en su primera novela, ‘Lucrecia Borgia, la hija del Papa’.

Amparado en esos desconocidos diarios, en la historia, en la locura (previsiblemente esquizofrenia) del joven hijo de Federico V, llamado a sucederle como rey de Dinamarca y de Noruega, Fo crea una bonita historia de amor en dos tiempos, o un triángulo amoroso, con una protagonista común, Carolina Matilde, primero princesa y luego reina.

Fo nos cuenta ese gran amor de Carolina Matilde y el rey, intenso y fugaz, pues la locura del rey acaban por hacerlo imposible. Y, después, ese otro gran amor de Carolina Matilde por Johann Friedrich Struensse, un médico que llegó a ser primer ministro y propuso una serie de reformas que, al final, le costaron la vida.

Dinamarca era por entonces (segunda mitad del siglo XVIII) un país atrasado, anclado en costumbres y privilegios medievales. Y es el deseo de cambiarlo, de luchar por la justicia, por los avances, por la Ilustración, la idea principal sobre la que Fo navega en este libro, con un lenguaje sencillo, con una estructura sin trampas, con una historia llena de elementos reales que no hace falta inventar: madrastras, nodrizas, conspiradores, amantes, traidores, espías. Fo no los fuerza, no los retuerce, no busca los resortes épicos. Al contrario, opta por un estilo suave, ajeno al sensacionalismo y al tremendismo, pues su objetivo no es atrapar al lector sino acompañarlo, con un cuento, con una historia, con los desvelos de unos personajes humanos, con un sueño: un sueño revolucionario y justo. El sueño de un rey loco y de su médico, el sueño de Dario Fo.

 


HAY UN REY LOCO EN DINAMARCA

Dario Fo

Siruela

206 pág.


COMENTARIOS




Si no tienes cuenta de usuario, puedes registrate pulsando aquí
 
Dario Fo y el sueño revolucionario
Dario Fo y el sueño revolucionario
Mencía Suter


LECTURAS QUE VIENEN

sepearador vertical
NOVEDADES

REVISTAS L